Translate

BIENVENIDOS AL MUAN.




MUSEO DE LA AVIACIÓN NAVAL ARGENTINA


Espacio creado con el objeto de dar a conocer la historia de la AVIACION NAVAL ARGENTINA y sus protagonistas.

VISITANTES

Buscar

Google+ Followers

Follow by Email

Entrada destacada

HERALDICA TERCERA ESCUADRILLA AERONAVAL DE CAZA Y ATAQUE

COLORES DEL CAMPO AZUR (AZUL) : REPRESENTA EL CELO, JUSTICIA Y LEALTAD GULES (ROJO) : FORTALEZA, VICTORIA, OSADÍA, ALTEZA. BLANCO ...

viernes, 10 de abril de 2015

RELATO DE UN PILOTO DE ALOUETTE III (HUNDIMIENTO DEL CRUCERO ARA GENERAL BELGRANO)

Este relato esta firmado por un piloto de Alouette III del grupo aeronaval embarcado en el crucero ARA General Belgrano durante el conflicto de Malvinas, el cual fue torpedeado y hundido por el submarino nuclear HMS Conqueror el 2 de mayo de 1982.

Nos da una visión personal de la acción hasta los mínimos detalles. Es dramático por su contenido y demuestra claramente el riesgo corrido por los aviadores navales, no solamente por la crueldad misma de la guerra sino por las condiciones meteorológicas implacables que reinan en ese lejano rincón de nuestro planeta.


Teniente de Fragata Juan José Callisto:
1º Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros.

Entró en la Escuela Naval Militar el 1º de febrero de 1972, como miembro de la promoción 104 y finalizó el 30 de diciembre de 1975.

Se reportó voluntario y enviado a la Escuela de Aviación Naval donde en diciembre de 1976 recibió las alas de piloto naval. En enero de 1977, a su solicitud, fue asignado a la 1º Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, donde siguió el curso de helicopterísta naval, piloto táctico y piloto instructor.
El teniente Callisto era el comandante del grupo aeronaval embarcado en el crucero.

Teniente de corbeta Mario Carranza Horteloup:
 1º Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros.

Entró en la ESNM el 29 de mayo de 1975, como miembro de la promoción 108 y finalizo el 30de diciembre de 1979 como aspirante especializado en guerra de superficie.

Se reportó voluntario y enviado a la Escuela de Aviación Naval donde el 12 de diciembre de 1980 recibió sus alas de piloto. En enero de 1981 fue asignado a la 1º Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, donde siguió el curso de piloto naval helicopterista, piloto táctico y piloto instructor.

El teniente Carranza era el copiloto del Alouette III embarcado en el crucero General Belgrano, he aquí su relato:

Me encontraba en la sala de descanso de la escuadrilla en la Base Aeronaval Comandante Espora, cuando recibí la orden del comando de la Unidad de embarcar con un Alouette a bordo del crucero General Belgrano.

Embarcamos en el mismo en la base Naval de Puerto Belgrano con el crucero aún amarrado. Las órdenes especificaban que el helicóptero debía desplegarse en configuración ataque y lucha antisubmarina: misiles AS 12 y torpedos.


Por lo cual la tripulación debía estar conformada por un comandante operador de misiles que en esta oportunidad era el Teniente Callisto, un piloto táctico, yo mismo y un especialista en armamentos, el Suboficial Mayor Ramón Barrios.

En lo concerniente al soporte técnico y mantenimiento, embarcaron además provenientes de nuestra escuadrilla el Suboficial Segundo Roberto Lobo, el Cabo Principal José María Gómez y los Cabos Segundos Guillermo Ricardo Carro, Néstor Andrés Sheffer , Delmiro Horacio Muñoz y Adolfo Suárez.
 
El Alouette matriculado 3-H-105 abordó el crucero el 10de abril de 1982 y de inmediato fue remitido al hangar. De hecho esa maniobra fue ensayada y practicada luego de una travesía del crucero a Ushuaia en enero del mismo año. Hay que señalar que dicho hangar era para la operación de un hidroavión mucho más pequeño que el helicóptero, lo cual constituía una maniobra poco usual y muy difícil de realizar.

Estando todo el personal navegante y técnico a bordo, la salida se pospuso varios días por razones que desconozco. Finalmente pusimos rumbo al sur el 16 de abril.


El navío entró en Ushuaia para reabastecerse de combustible y munición 40-60. En la tarde del 26 de abril el crucero General Belgrano dejó Ushuaia por última vez, empezando la misión prevista, que consistía en patrullar el sector sur de la Isla de los Estados, para detectar un posible tráfico marítimo británico y vigilar la marina chilena.

Efectuamos varios vuelos de simulacro de ataque a los buques con misiles AS-12. Los destructores ARA Piedrabuena e Hipólito Bouchard completaban el grupo naval. Durante algunos días recibimos también el apoyo de dos lanchas rápidas, la Indómita y la Intrépida.

Recuerdo que el día 29 de abril, con el Teniente Callisto, debíamos examinar un lugar de aterrizaje posible para nuestro helicóptero en la Isla de los Estados, ya que si el Crucero debía abrir el fuego y el helicóptero estaba en cubierta, ésta debía ser evacuada para que se pudiera usar la batería de popa.

Al fin de inspeccionar el lugar antedicho, con el Teniente Callisto, embarcamos en el  aviso ARA Guruchaga para buscar un sitio conveniente. Esta tarea nos llevó desde la mañana hasta aproximadamente las 17 horas. Luego del examen del lugar y la evaluación del soporte necesario para operar desde la isla se decidió que no era una maniobra adecuada.

Mas tarde se puso proa al este y aparentemente la misión del grupo naval había cambiado.
Al día siguiente, realizamos el que iba a ser el último vuelo del 3-H-105. Buscamos a los comandantes de los destructores escoltas para traerlos a bordo del Belgrano para un briefing detallado del Capitán Bonzo, comandante del crucero y del grupo naval.

Algunas horas mas tarde los llevamos de vuelta a sus navíos y el helicóptero fue hangarado en el crucero.
Durante la noche del 1º al 2 de mayo la tripulación entera debió cubrir puestos de combate, dado que nos aproximábamos a la zona de exclusión decretada por los británicos alrededor de las Islas Malvinas.

En las primeras horas del 2 de mayo el rumbo cambió a 270º/ 290º. Se mantuvo el curso hasta que fuimos torpedeados minutos antes de las 16 horas. Habíamos pasado la noche anterior en los puestos de combate, pero como supusimos que el peligro disminuía al virar hacia el oeste, la tensión también disminuyó.

Después del almuerzo, el teniente de fragata Callisto fue a descansar, yo me quedé jugando al ajedrez con el guardiamarina Sevilla (quien falleció en el naufragio). Hacia las 15 hs. También decidí ir a descansar. Al llegar a la cabina algo curioso sucedió, que podría haber tenido consecuencias fatales en el curso de las horas siguientes que iba a tener que pasar en compañía del teniente Callisto en la balsa. Me estaba desvistiendo cuando el teniente que estaba despierto me dijo: ¿no sería mejor dormir vestidos?, respondí por la negativa ya que quería descansar, pero al pensarlo mejor accedí y también el se vistió. Esto resultó positivo, por el hecho de que cuando tuvimos que abandonar la nave nos fue más fácil salir de la cabina sin luz y hacia la cubierta principal.

No se cuanto tiempo dormí, cuando una violenta explosión me despertó, no sabia de que se trataba. Nos dieron gritó Callisto, luego vino otra explosión similar a la primera y notamos que el buque se había parado, sin motor, completamente silencioso, era raro encontrarse sin los típicos ruidos de máquinas y ventiladores, cuando el viejo guerrero se escoró unos 20º a babor. En total oscuridad saltamos de nuestras literas nos pusimos nuestras camperas de vuelo, los salvavidas  y salimos para ver qué había sucedido.

El personal evacuaba las cubiertas inferiores pues algunas se inundaban y otras estaban llenas de humo dificultando la respiración. Me di cuenta que la situación era verdaderamente dramática. Me volví a la cabina a buscar el revólver de supervivencia que podía ser útil en caso de pánico de la tripulación. Nunca me equivoqué tanto en mi vida, ya que el comportamiento de todos fue  ejemplar. Se continuó evacuando las cubiertas inferiores hacia la cubierta principal.

Cuando llegué vi a nuestros dos destructores alejándose del crucero y por un instante pensé que también ellos podían estar dañados.

Una tensa calma reinaba en el puente y la tripulación comenzó a formar fila frente a la balsa que le correspondía, mientras el buque se escoraba más y más.
El comandante y su estado mayor evaluaban la posibilidad de salvar el crucero, pero a las 16:20 hs. Se dio la orden de abandonarlo. Dos hombres faltaban en la fila frente a la embarcación que nos estaba asignada, los suboficiales Barrios y Lobo. Supimos mas tarde que el suboficial mayor Barrios murió en la cubierta principal luego del segundo impacto. Por otra parte, el caso del suboficial segundo Lobo sigue siendo un misterio pues nadie lo vio. Pienso que murió luego del primer impacto en popa, pues descansaba en su cabina.

Una vez que la balsa estuvo en el agua y luego de verificar su correcto inflado, el teniente Callisto, el más antiguo en esa balsa, nos ordenó al cabo principal Gómez y a mí embarcar primero y prepararla para recibir a los heridos y ayudar a subir a los hombres que cayesen al agua.

Las olas eran altísimas y seguimos embarcando gente hasta colmar la balsa. El último en abordar fue el teniente Callisto.

La primera tarea y la más ardua fue tratar de alejarnos del costado del crucero, ya que las olas nos empujaban contra el casco, finalmente después de mucho esfuerzo logramos alcanzar el objetivo, una distancia segura.

Pudimos ver como el Belgrano escoraba cada vez mas mientras la popa se hundía y a las 16:58 hs. El viejo y orgulloso guerrero ARA GENERAL BELGRANO desaparecía en las grises aguas del Atlántico sur. Se hundió lentamente y en forma vertical, oyéndose  a los pocos minutos un par de explosiones, probablemente las calderas.

En el trascurso de la noche se organizaron turnos de vigilia para achicar el agua que entraba en la balsa a causa de la tormenta. A Dios gracia no faltó mano de obra con 25 hombres, mas uno rescatado en la madrugada de la balsa vecina que había naufragado con 9 hombres a su bordo, lo que nos permitió conservar el calor humano. Todos demostraron una gran fuerza  de voluntad, los heridos no se quejaron en ningún momento.

El día siguiente, 3 de mayo, hacia el mediodía escuchamos un Neptune de la escuadrilla aeronaval de reconocimiento, con el cual pudimos mantener contacto  gracias a nuestras radios SARBE de supervivencia.

A las 16 hs. los primeros buques de salvamento estaban a la vista. Finalmente a las 22:30 hs. Fuimos rescatados por el Aviso ARA GURRUCHAGA.

Todo el personal de la escuadrilla volvió sano y salvo a excepción de Barrios y Lobo quienes se fueron con el crucero.
 En Ushuaia nos dieron ropa y nos embarcaron en aviones Electra de la primera escuadrilla aeronaval de sostén logístico móvil y Focker de la segunda, rumbo a la Base Aeronaval Comandante Espora. Al día siguiente nos hicieron un reconocimiento médico completo antes del regreso a casa.

Algunos días de permiso especial para los sobrevivientes, pasados en familia y de vuelta a sus destinos originales.

La unidad transfirió lo más grueso de sus recursos a Rio Grande, a excepción de los aparatos en mantenimiento y una máquina afectada a entrenar a los nuevos helicopteristas navales.

En esa lejana Base Aeronaval fui con mis camaradas a pasar el resto del conflicto y el Teniente Callisto se reincorporó a la Segunda Escuadrilla de Sostén Logístico móvil  en la Base Aeronaval Ezeiza, con la que participo en el repliegue posterior al conflicto. 

FUENTES:
Teniente de Fragata Juan José Callisto
Teniente de corbeta Mario Carranza Horteloup
FOTOS: Archivo fotográfico del MUAN y TARINGA
Publicar un comentario