Translate

BIENVENIDOS AL MUAN.




MUSEO DE LA AVIACIÓN NAVAL ARGENTINA


Espacio creado con el objeto de dar a conocer la historia de la AVIACION NAVAL ARGENTINA y sus protagonistas.

VISITANTES

Buscar

Google+ Followers

Follow by Email

Entrada destacada

CONCURSO REGIONAL DE PLASTIMODELISMO BAHÍA BLANCA 2017

08 y 09-04-2017. Participantes del Concurso Regional de Plastimodelismo Bahía Blanca 2017 visitaron el Museo de la Aviación Naval Arge...

miércoles, 31 de octubre de 2012

31 DE OCTUBRE DE 1929 - CREACION DE LA BASE AERONAVAL PUERTO BELGRANO



BASE AERONAVAL PUERTO BELGRANO

Foto Museo de la Aviacion Naval Argentina.

 Los primeros aviones navales llegan a Puerto Belgrano a fines de 1919 por ferrocarril en diciembre de 1919. Un Curtiss '"Sea Gull" y un "Macchi M-9" son trasladados a Puerto Militar a bordo de sendos vagones de carga del Ferrocarril Sur, para participar en las ejercitaciones finales de la Escuadra de Mar.

Capitán Gregores y Teniente Zar, 1919 - Foto Museo de la Aviacion Naval Argentina.
Con ellos vuelan en la zona, ZAR y POUCHAN y el regreso de uno de ellos en vuelo (el Macchi M-9) piloteado por el Tte. ZAR y llevando como pasajero al Cap. de Fragata GREGORES, Jefe de la incipiente Aviación Naval, conquista varios records internacionales.
En el principio, Puerto Belgrano no contaba con aviones, los que estaban en San Fernando o en Barragán. Al votarse el presupuesto de 1920 y asignarse en él, fondos para el desarrollo de la aviación na­val, se decide la implementación de la actividad aérea en la zona ma­rítima y se trasladan los medios de San Fernando a ella.
La posterior llegada de los materiales adquiridos en los EE.UU. de América y Europa (Avro, Curtiss, Dornier) "pueblan'' a Puerto Belgrano de material de vuelo, preferiblemente hidroaviones, en forma concordante con la creación de la Escuela de Aviación Naval y de la Base Aeronaval Puerto Belgrano.
1923 - Foto Museo de la Aviacion Naval Argentina
Ambas obras de infraestructura —las de la Escuela de Aviación Naval y la de la Base Aeronaval— se licitan y asignan en forma si­multánea a la firma "Hardcastle'', de Bahía Blanca. Se erigen varios hangares metálicos adquiridos en Europa, sea en Campo Sarmiento, sea en los terrenos de la Base Aeronaval, y se comienza rápidamente a construir la dársena para hidroaviones, los hangares para los aviones y talleres y las dependencias y alojamientos, en la zona "reservada"' de la Base Naval de Puerto Belgrano.
Todas estas obras dependen de la Inspección de la Sección Avia­ción de la Ira. Región Naval, y ya en la Memoria del Ministerio de Marina de 1924/25 al Honorable Congreso Nacional nos informamos eme se encuentran realizadas en un 85 % de lo planeado originariamente.
La adquisición de un taller aeronaval completo, cierra este primer e importante ciclo inicial. En menos de cuatro años, cuenta Puerto Militar con la Escuela, la Base Aeronaval y su Taller, dignos todos ellos de la actividad aeronaval de la zona, a la cabeza de la aviación militar argentina por los aviones (en calidad y en número) que cuen­ta la Ira. Región Naval.
Una Comisión, presidida por el Jefe a cargo de la Sección —o Comandancia— de la Aviación de la zona, e integrada por otro Jefe del Arsenal de Puerto Militar y el oficial Contador que designa la In­tendencia (cuando no el Intendente mismo) supervisan la marcha de las construcciones, que no se detienen y que pueden darse por finali­zadas en 1925/26.
Foto Instituto Aeronaval
La Base Aeronaval —con varias denominaciones en el tiempo es el asiento entre 1922 y 1940, de importantes escuadrillas aerona­vales, sobresaliendo las de los aviones patrulleros, en las que revista­ran los Curtiss F5L, los Dornier Wall, los Savoia Marchetti, los Vickers Viking, los Fairey III, los Southampton, los Consolidated P2Y-3, los famosos "Catalinas"' y los Martin Mariner.
Operaron también desde su pista —o su subsidiaria de Campo Sar­miento— los aviones de la Escuela de Aviación Naval, y en sus Ta­lleres, además de las reparaciones y mantenimiento de rutina, se arma­ron los Patrulleros que llegaran al país por vía marítima, desarmados y encajonados.
Cuando se crea la Base Aeronaval de Comandante Espora (1939) comienza a decaer su importancia y cometido. Al promediar los años 60 sólo sus Talleres, que van siendo trasladados poco a poco a Espora, tienen alguna importancia, y sus instalaciones se traspasan a la Flota de Mar y al Comando Naval. A partir de 1968, ya deja de ser una Base Aeronaval.
La Base Aeronaval Puerto Belgrano se extingue pues a partir de 1967/68. El complejo de sus Talleres Aeronavales permanecerán pres­tando servicios hasta la instalación del Taller Aeronaval Central, en Espora (1972).
Las instalaciones administrativas pasan a ser utilizadas por la Escuadra de Mar primero, y por el Comando Naval después. El centro aeronaval de Puerto Belgrano pasa a radicarse total y unificadamente en la BACE.
La Base Aeronaval de Puerto Belgrano —en la etapa 1921/40 la más importante de la Armada y una de sus dos Bases Aeronavales Principales— ha cumplido su ciclo y es ya recuerdo.
En ella se desarrolló desde el cero, la Aviación de Defensa de Puerto Belgrano primero, y luego la Aviación de la Flota de Mar. Su creación oficial se fijó el 31 de octubre de 1921.
Publicar un comentario