Translate

BIENVENIDOS AL MUAN.




MUSEO DE LA AVIACIÓN NAVAL ARGENTINA


Espacio creado con el objeto de dar a conocer la historia de la AVIACION NAVAL ARGENTINA y sus protagonistas.

VISITANTES

Buscar

Google+ Followers

Follow by Email

Entrada destacada

HERALDICA TERCERA ESCUADRILLA AERONAVAL DE CAZA Y ATAQUE

COLORES DEL CAMPO AZUR (AZUL) : REPRESENTA EL CELO, JUSTICIA Y LEALTAD GULES (ROJO) : FORTALEZA, VICTORIA, OSADÍA, ALTEZA. BLANCO ...

lunes, 17 de noviembre de 2014

APLAZO


Fue en la mañana  del Domingo 16 de noviembre del 2014 en que, y como el destino me tiene deparado asistí una vez más a un momento histórico en la Base Aeronaval Comandante Espora.  Me sentí un viajero del tiempo y una persona sacudida por visiones del reciente pasado, si ocurrió así. Lo vi al Capitán Rodolfo Castro Fox con sus siete décadas bien puestas caminando bajo el sol de la mañana en la plataforma de Espora con su overol personal, sus botas de vuelo, hasta el abrojo con su rango de Capitán de Navío puesto en su traje de vuelo. Lo vi ascender al T 28 Fennec para volar junto a uno de sus pilotos en la época de Malvinas el aquel entonces el Teniente de Fragata Diego Goñi ahora retirado también y uno de los tres pilotos actuales del T 28.  Jóvenes que en aquel momento con una madurez vital para el vuelo sobre el mar y sobre un portaaviones  aprendieron a ser un grupo selecto de aviadores operando en condiciones restringidas a bordo de una pequeña cubierta de vuelo. Me sentí un afortunado en una capsula de tiempo, no tome fotografías, pensé que se esto se grabaría mejor en la memoria y asi ocurrió.
Minutos más tarde observe la silueta del T 28 acompañado de su ronquido despegando en una soleada mañana de Espora. La base volvió a su terrible silencio actual, algo doloroso para cualquiera que ame la aviación. Pero ahí estaba el T 28 exorcizando con su tronar los fantasmas de la base, llamándolos a despertarse, bajo ese sol adivine  por un momento a los jóvenes mecánicos de la segunda de ataque casi invisibles saliendo del hangar, sacando uno tras otros hacia la plataforma varios T 28 y de pronto lo irreal parecía real.
Goñi aterrizo retorno a la plataforma  corto motor y al detenerse la hélice aquel instructor de tantos alumnos en T 28 conservaba la misma mirada que seguramente tuvo con sus alumnos, tranquilidad.
Que le pareció Zorro? Le pregunto Diego Goñi a Castro Fox. Aplazo! Fue la respuesta de su comandante durante la Guerra de Malvinas. Cuantas veces les explique que el tren debe plegarse luego de haber alcanzado el final de pista y asi tener oportunidad para definir mejor el retorno en un caso de emergencia. La sonrisa inicial dio paso a un pensamiento que me conmovió. Hacia 37 años que “El Zorro” Castro Fox no subía a un T 28 y allí estaba tan vital como lo fue en sus años de piloto en servicio. La vitalidad, tranquilidad,  caballerosidad y simpleza con que expreso su agradecimiento a Fred Machado dueño del T 28 y sus dos hijos, sus dos pilotos, uno en A4Q y otro en la época de los Aermacchi culmino ese momento mágico. Fue un momento único, éramos un puñado de personas. Luego lo vi irse al Zorro en su auto, solo, pasando por la guardia y quienes quizá algún día sepan la historia de esta leyenda viviente. Seguro su viaje hasta su casa se le hizo corto volviendo a revivir esos momentos épicos en un avión “macho” y pistonero en ese cielo en el que alguna vez solo se habrá despedido solo en una cabina de la aviación naval y hoy volvio para darle la bienvenida.


Texto Claudio Meunier - Foto Lorenzo Borri, testigos presenciales de un momento histórico.
Publicar un comentario