Translate

BIENVENIDOS AL MUAN.




MUSEO DE LA AVIACIÓN NAVAL ARGENTINA


Espacio creado con el objeto de dar a conocer la historia de la AVIACION NAVAL ARGENTINA y sus protagonistas.

VISITANTES

Buscar

Google+ Followers

Follow by Email

Entrada destacada

ROMPEHIELOS ARA ALMIRANTE IRIZAR

jueves, 9 de agosto de 2012

1912 - 2012 CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE LA AVIACION MILITAR ARGENTINA - PRIMERA PARTE


ANTECEDENTES DE LA AERONÁUTICA ARGENTINA
GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA
La actividad aeronáutica registra en nuestro país una trayectoria que supera en mucho el siglo pasado. Ya en los años de nuestra independencia, más concretamente en el pronunciamiento de mayo, 1810, Miguel de Colombisse, relojero de origen holandés, se dirigió a la Junta Provisional Gubernativa, desde su residencia en Mendoza, solicitándole la suma de cuatro mil pesos para la construcción de un aeróstato, rígido, impulsado por remos y dirigido por un timón. La solicitud recibida por la Junta fue rechazada ya que en virtud de las urgencias militares del momento, no era posible acceder a ella.

Durante el pasado siglo los cielos de las ciudades del país se vieron reiteradas veces invadidos por arriesgados aeronautas a bordo de globos de aire caliente, tales como el francés Lartet o el norteamericano Wells y así lo registran cuadros y litografías de la época, como las de Enrique Pellegrini y otros.

 Pero la Guerra de la Triple Alianza, inició entre nosotros la Aerostación Militar, así fue como en el año 1866, el 6 de julio, un aeróstato cautivo del Ejército Brasileño, se elevó sobre las líneas aliadas para observar las posiciones de la artillería paraguaya, llevando a bordo entre otros al ingeniero polaco Roberto A. Chodasiewiecz (incorporado al Ejército argentino con el grado de capitán) que se constituyó así en el primer militar argentino y latinoamericano en elevarse en globo,  Oficiales Ingenieros y Artilleros del Ejército y Oficiales Navales Argentinos

A fines de 1907 regresó al país el joven diplomático y deportista Aarón de Anchorena, trae consigo un globo esférico de 1.200 metros cúbicos, adquirido en Francia y al que bautizó con el más criollo de nuestros vientos Pampero.
ANCHORENA Y NEWBERY
Una vez instalado y armado, invitó a su amigo el ex –Capitán de Fragata IngenieroElectricista de la Armada Jorge A. Newbery, joven deportista, ex alumno de Thomas Alva Edison, pionero en el terreno de la energía eléctrica y ganador de varios premios deportivos; a participar de la primera ascensión del esférico en la Navidad de ese año. Es así como el 25 de diciembre de 1907, el Pampero salió desde la Sociedad Sportiva Argentina, hoy Campo de Polo y cruzó los cielos descendiendo en la vecina orilla del Río de la Plata, en Conchillas, República Oriental del Uruguay.



LLEGA EL AERO CLUB ARGENTINO
El hecho produjo gran entusiasmo y el 13 de enero de 1908 se creaba el AeroClub Argentino, primera entidad aérea del país. Sus autoridades Aarón de Anchorena (presidente), Arturo Luisoni (vicepresidente) y Jorge Newbery (vicepresidente segundo) unieron a todos los entusiastas del “más liviano que el aire”, entre otros Eduardo Newbery, Horacio Anasagasti, Alberto Mascias, Antonio de Marchi y Carlos Hirmscher.

La actividad aérea continuó febrilmente durante 1908, hasta que en la tarde del 17 de octubre se elevó el Pampero, llevando a bordo al doctor Eduardo Newbery y al sargento Eduardo Romero. El vuelo se inició normalmente pero en horas de la noche el viento lo arrastró probablemente hacia el Río, nunca más volvería el Pampero ni sus intrépidos tripulantes quienes se convertirían en los primeros mártires de la naciente aeronáutica.

Pese a la tragedia, la actividad no cejó. Pasado un tiempo el Aero Club retomó el camino iniciado y el 24 de enero de 1909 se elevó el globo de seda Patriota, adquirido en Francia por el ingeniero Horacio Anasagasti.
HENRY BREGI
El final de ese año encontró al país en pleno dedicado a los preparativos del festejo del centenario de Mayo, entre los comités de celebraciones, se destacó el barón Antonio de Marchi, quien como presidente de la Sportiva, se comprometió a traer para las festividades el vuelo de “los más pesados que el aire”. Es así que logra el concurso de destacados aviadores europeos que llegan al país en los primeros días de enero de 1910. El aviador francés Henri Brégi, con dos biplanos Voisin de 50 caballos de fuerza y una semana más tarde Ricardo Ponzelli se trasladó a Campo de Mayo y realizó su vuelo inicial, pero al llegar a 200 metros del recorrido el viento le hizo perder estabilidad y el avión cayó rompiendo un ala. De esta forma, se malogró el primer vuelo mecánico en el país. Brégi tuvo mejor suerte y el 6 de febrero pudo realizar en Longchamps dos vuelos completos sobre el hipódromo, aterrizando sin novedades.

Fue Argentina uno de los pocos países que acompañó a la aviación mundial desde sus albores, emulando con Bregi en 1910 aquel legendario vuelo protagonizado por los hermanos Wright en diciembre de 1903, hito que significó para el hombre volar una máquina más pesada que el aire por primera vez en la historia de la humanidad.
VUELO NOCTURNO DE EMILE AUBURN
Llegados los aviones era imprescindible contar con un aeródromo y es así como el 23 de marzo de 1910, nació el aeródromo de Villa Lugano con dos kilómetros de pista de tierra, ocho hangares y doscientos metros de tribuna, fue allí donde le nacieron alas a la Patria. Desde allí, el 30 de marzo de ese año el aviador Emile Aubrun realizó el primer vuelo nocturno en el mundo.

BARON ANTONIO DE MARCHI
MAYOR LUISONI
El Aero Club Argentino volcó todas sus fuerzas en pos del vuelo con motor, trajo máquinas e instructores que impartieron sus conocimientos a Newbery, Carlos Goffre, Florencio Parravicini, Hermán Hentsch y Carlos Roth, quienes recibieron sus brevets de aviador en junio del año del Centenario.
Paralelamente con sus actividades aeronáuticas civiles, el Aero Club Argentino, fue despertando la conciencia de la sociedad en la utilidad del avión para las actividades militares, como ya habían hecho Italia, Francia, Alemania y las demás potencias europeas. La idea fue prendiendo en Argentina pero la tarea no es fácil, no hay dinero oficial para dotar a la Escuela de Aviación Militar del instrumental y los aparatos necesarios.  Por ello se formó una Comisión Pro Flotilla Aero Militar Argentina (creada por iniciativa del mayor (R) Arturo P. Luisoni y presidida por el barón Antonio de Marchi) encargada de recaudar fondos para la compra de aparatos.

COMISION PRO FLOTILLA AERO MILITAR ARGENTINA
La labor de esta comisión rindió frutos en tiempo record y puso de manifiesto la generosa disposición de nuestros connacionales. Se emite un millón y medio de postales alegóricas que son adquiridas por el pueblo, sin distinción de sectores sociales. Si el presupuesto oficial carece de partidas, en el bolsillo del pobre hay una moneda para comprar una postal (impresas por resolución del ministro de Guerra, gratuitamente), y distintas empresas, diversas sociedades y algunos particulares rivalizan en sus donaciones, las que son aceptadas por la Comisión Central y  ofrecidas al Superior Gobierno de la Nación por intermedio del Aero Club Argentino, Sociedad Sportiva Argentina o directamente por la Comisión Central aludida. De la multiplicación de donaciones surgió la primera Flotilla Aérea Militar.
El 20 de abril de 1912 la casa Piccardo y Cía. donó el primer avión destinado al Ejército. Como exigencia, debía llevar el nombre de “Argentina” y una comisión, formada por Martín Rodríguez, Teodoro Fels y el propio Newbery, determinaría que tipo de aeronave se compraría. Finalmente, optaron por un Nieuport. Como un reguero de pólvora se extendió la fiebre patriótica. Desde los estudiantes y obreros hasta en las páginas de los diarios se apoyó la acción de la Comisión Pro Flotilla Aero Militar que se extendió por 16 meses. 

La Comisión Central integrada por civiles y militares del Ejército y la Armada quedó conformada:
Presidentes                        Newbery y De Marchi
Secretario honorario          Mayor Arturo Luisoni
Vocales                             Gral. Ramón Ruiz                            Ing. Carlos Duclout
                                          Calm. Manuel Domecq García         Sr. Videla Dorna
                                          Calm. Juan Martín                            Sr. Félix Álzaga Unzué
                                          Cnl. Martín Rodríguez                     Dr. Francisco P. Moreno
                                          Cnl. José Félix Uriburu                    Sr. Jorge Lubary
                                          Cnl. Carlos Sarmiento                      Sr. Samuel Hale Pearson
                                          CN Julián Irizar                                Dr. Adolfo Horma
Secretarios ejecutivos        Antonio Canella y Manuel Ramos Vivot.
Cabe destacar que los presidentes honorarios de esta Comisión Central fueron los ministros de Guerra y de Marina, Gral. Gregorio Vélez y Calm. Juan Pablo Sáenz, respectivamente.
TEODORO FELS

El 1º de mayo, la Compañía Argentina de Tabacos Ltda. le dio el espaldarazo definitivo. En una extensa nota dirigida al titular del Aero Club Argentino decía en uno de sus párrafos que resolvió cooperar “haciendo donación de una Escuela de Aviación Militar con todos los elementos necesarios para que entre inmediatamente en funciones y puedan prepararse los oficiales que han de dirigir esta arma… Ofrecemos un monoplano Nieuport del último modelo; un aparto Blériot, de los mismos adoptados por el gobierno francés con motores Gnome de 50 HP y que deseamos lleven los nombres América y Centenario. Además, correrán por nuestra cuenta los gastos que demanden durante tres meses, los servicios del aviador Paillette quien empleará para la enseñanza técnica y práctica un biplano Farman empleado actualmente en el ejército francés y que ponemos igualmente a disposición del Ministerio de Guerra”. 

Entre las principales donaciones merecen citarse:


1.    La Compañía Tabacalera Argentina adquirió tres aviones (un Farman, un Bleriot y un Nieuport) más las costas y honorarios de un contrato por tres meses para un instructor de reconocida capacidad. El aviador francés Marcel Paillete fue el primer instructor de la futura escuela de aviación.
2.    Piccardo y Cía. y el Sr. Alberto Castex, un avión Nieuport, cada uno.
3.    Mantels y Cía., las instalaciones de la ex Compañía Aérea Argentina en El Palomar.
4.   Por su parte el Aero Club Argentino puso a disposición de los ministerios de Guerra y Marina todo su material aeronáutico y su cuerpo técnico.
5.      Moss y Cía., el globo “Bols”, llevando a siete esféricos la dotación del Aero Club.
Al finalizar su cometido, la Comisión Central había reunido 365.000 $ m/n, suma que entonces representaba un extraordinario valor adquisitivo.
La propuesta causó un revuelo espectacular. Newbery aprovechó e hizo un llamado patriótico “al pueblo, la banca y al alto comercio de la República” para que colaborase con su aporte. Y solicitó al titular del Consejo Nacional de Educación poner en marcha una colecta con una cuota máxima de diez centavos entre los alumnos de las escuelas primarias y que extendió a los rectores de los colegios nacionales, decanos de las facultades y diversos institutos de enseñanza. Pocos días después, Alberto Castex ofreció otro aeroplano que debería llevar el nombre su padre, Eduardo. Fueron impresas tarjetas y dibujos alegóricos ofrecidos para obtener más fondos. Otros importantes donativos se recibieron. 
La Sociedad Sportiva y el Aero Club Argentino se encargaron de fomentar el movimiento mediante una activa propaganda y de canalizar las diferentes adhesiones y darles el trámite correspondiente ante la Comisión Central.

LLEGA LA ESCUELA DE AVIACION MILITAR
PRIMERA PROMOCION ESCUELA DE AVIACION MILITAR, (tercero de izquierda a derecha Teniente de Fragata Melchor Zacarías Escola).

Antes de comenzar el primer curso de pilotos militares, fue necesario redactar la Reglamentación de la Escuela confeccionar los programas de estudio, nombrar profesores y, finalmente, convocar y seleccionar a los alumnos.
Esta responsabilidad fue llevada adelante por medio de una Comisión que se integró con los ingenieros Jorge Newbery, Alberto Mascías y Jorge Duclout (miembros de la Comisión Directiva del Aero Club Argentino), los coroneles Martín Rodríguez y Luis Dellepiane, el teniente coronel Enrique Mosconi y el mayor Alejandro Obligado. Estos dos últimos, ingenieros militares, además, debían capacitar al personal militar y preparar los medios que fuesen necesarios para que el Ejército se hiciera cargo de asumir esa responsabilidad.
Se determinaron las materias y programas de estudio y se seleccionaron los profesores que se desempeñarían ad honorem y que eran miembros del Aero Club Argentino.
El 10 de agosto de 1912 contando con  la aprobación de los Ministros de Guerra, General Gregorio Vélez y de Marina, Contraalmirante Juan P. Saenz Valiente se crea la Escuela de Aviación Militar en El Palomar, primer instituto conjunto para la formación de pilotos militares argentinos del Ejército y la Armada, fue la primera institución de su tipo en el continente americano

El lugar donde se instaló el instituto era un terreno que había pertenecido a la Compañía Aérea Argentina y que ésta cedió, situado en El Palomar, provincia de Buenos Aires.

Creada la Escuela y nombrado Director el Teniente Coronel de Ingenieros D. Antonio Arenales Uriburu y con la Dirección Técnica a cargo del Aero Club Argentino se procedió a llamar a oficiales para incorporarse al primer curso de Aviadores Militares, que después de una estricta selección quedó integrado por: Teniente deFragata Melchor Z. Escola, Tenientes primeros Raúl E. Goubat y Aníbal Brihuega, Tenientes Alfredo S. Agneta, Saturnino Pérez Ferreyra, Carlos F. Giménez Kramer, Baldomero de Biedma, Pedro Zanni, Juan Carlos Ferreyra y Leopoldo Casavega y Subteniente Manuel Félix Origone.

TENIENTE DE FRAGATA MELCHOR Z. ESCOLA
El 8 de septiembre de 1912 abre sus puertas en forma oficial y encabeza la lista de sus alumnos, por su jerarquía y antigüedad militares el Teniente de Fragata Melchor Z. Escola, que si bien poseía el brevet de piloto internacional del Aero Club Argentino, completaría su formación en vuelo militar en el nuevo instituto.

Su dirección y Cuerpo de Profesores
La Escuela de Aviación Militar hallábase en manos del Superior Gobierno. Quedaba al frente de la misma, mientras tanto, una comisión técnica del Aero Club Argentino, constituida por expertos profesionales que seguían ofreciendo desinteresada y patrióticamente todo el caudal de sus conocimientos.

DIRECCION Y PROFESORES DE LA EAM
- Ingeniero Jorge Newbery. Director Técnico. Profesor de teoría de vuelo.
- Ingeniero Jorge Duclout. Conocimientos generales de mecánica y principios de construcción de aparatos.
- Doctor Guillermo Schulz. Fotografía aplicada a reconocimientos, señales, lecturas de cartas, etc.
- Doctor Gualterio G. Davis. Meteorología.
- Ingeniero Horacio Anasagasti. Construcción y manejo de motores.
- Ingeniero Carlos Irmscher. Empleo de los diversos tipos de construcciones militares de aeronáutica.
- Ingeniero Alberto R. Mascías. Teoría y práctica de aerostación.
- Señor Eduardo Bradley. Teoría y práctica de aerostación, cuya incorporación se hizo con alguna posteridad, en reemplazo del ingeniero Mascías cuando éste pasó a ejercer el profesorado de vuelo. Por resolución ministerial del 25 de julio de 1914, don Eduardo Bradley fue incorporado a los cursos de aviación, obteniendo el título respectivo.
- Aviador Marcel Paillette. Profesional rentado cuya figuración en la Escuela fue de tres meses, durante los cuales impartió completa enseñanza al ingeniero Newbery, ingeniero Mascías, teniente de fragata Melchor Z. Escola, teniente 1ro. Raúl E. Goubat, teniente Alfredo S. Agneta y subteniente Manuel F. Origone, e inició a todos los alumnos del primer curso, siendo reemplazado al término de su contrato por el ingeniero Mascías, teniente 1ro. Goubat y teniente Agneta.

BLERIOT XI
La instrucción de vuelo se daba con un biplano Henri Farman, utilizado para la etapa inicial de la instrucción de vuelo, y un monoplano Blériot XI para perfeccionamiento de los alumnos diplomados, ambos con motor Gnôme “Omega” de 50 HP.

Durante las primeras salidas, el instructor –primero fue Paillette y más tarde, Newbery y Mascías-, llevaba al aspirante como pasajero. Durante el vuelo y a viva voz, le explicaba la función de los diversos resortes del biplano Farman. De a poco, cedía el timón de mando. Después de varios días de práctica y si consideraba que el alumno tenía suficientes conocimientos y aptitudes, lo hacía ocupar el puesto de piloto y se ubicaba en el asiento de atrás. Sin aviso previo, cortaba el contacto del motor y lo obligaba a descender en planeo. Así llegaba el día del primer vuelo en solitario.

 En 1913 son dados de pase a la Esuela de Aviación Militar los Suboficiales y Cabos Jacinto Riera, Juan Guerin y José Scapuzzi, para prestar servicios y seguir cursos de mantenimiento de motores y montaje de aviones, funciones que cumplen hasta 1914, año en que son designados para acompañar al Teniente de Fragata Melchor Escola en misión a Europa para adquirir conocimientos que permitieran la creación de la Escuela de Aviación de la Armada.

El 25 de mayo de 1913, el público asistente al desfile militar que se realiza en el Hipódromo Argentino contempla maravillado el paso de la primera escuadrilla militar que haya surcado en formación el cielo de Buenos Aires. Al frente de los cuatro aviones, como director del vuelo, el ídolo popular, el caballero del aire admirado por todos: Jorge Newbery.
Meses después, el 12 de noviembre, se nombra a los ingenieros Jorge Newbery y Alberto R. Mascías –por decreto– primeros aviadores militares.

El 2 de octubre de 1916, también por un decreto presidencial, se creaba el diploma de “Conductor de Aeroplano” para Suboficiales y se establecían los requisitos para optar al mismo.

Decreto de creación de la ESCUELA DE AVIACIÓN  MILITAR.

Buenos Aires, 10 de Agosto de 1912.
          “Siendo necesario preparar con tiempo personal que se destinara para pilotos de los aeroplanos que han sido donados al Ejercito y a la Armada y considerando que los trabajos realizados por el Aero Club Argentino con objeto de formar la Escuela de Aerostación y Aviación Militar, la donación hecha por intermedio de la expresada asociación consistente en tres aparatos y los gastos de un piloto instructor, y el ofrecimiento hecho por el mencionado Club que pone a disposición de los Ministros de Guerra y de Marina su parque aerostático compuesto de siete globos, mas sus aparatos científicos, gas, instructores y profesores, libre de todo gasto.”

EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

Decreta:

          “Articulo 1°-Crease la Escuela de Aviación Militar con los elementos que han sido donados para ese objeto y con los que el Aero Club Argentino ha puesto a disposición de los Ministerios de Guerra y Marina”

           “Articulo 2°-Los oficiales que se designen deberán hacer un curso previo de aeronáutica militar, para lo cual se aceptara el ofrecimiento hecho por el Aero Club Argentino, a fin que en su parque aerostático se preparen oficiales del Ejército y Armada, de acuerdo con lo que establece la reglamentación de la Federación Internacional de Aeronáutica.”

          “Articulo 3°-El ministro de Guerra dictara el plan de estudios y reglamentación que deberá regir en la Escuela de Aviación  y en el curso de aerostación.”

           “Articulo 4°-Hasta tanto haya personal militar preparado en aerostación u aviación, la dirección técnica estará a cargo del Aero Club Argentino.”

           “Articulo 5°-La dirección militar del curso de aerostación y de la Escuela de Aviación  estará a cargo de un Jefe del Ejercito, con el personal de clase y tropa que se considere necesario.”

           “Articulo 6°-Por el Ministerio de Guerra se llamara a inscripción de Jefes y Oficiales que deseen prepararse para pilotos aviadores y el de Marina enviara nota al de Guerra la lista de los de la Armada, dispuestos a seguir dichos cursos.”

          “Articulo 7°-Dense las gracias al Aero Club Argentino. Comuníquese, publíquese, etcétera.”

Fdo.: SAENZ PEÑA – Gregorio Vélez.
  
La Escuela de Aviación Militar es clausurada por decreto del 31 de enero de 1922. Desde 1913 hasta enero de 1922 la Escuela llevaba realizados cinco cursos regulares para oficiales e igual cantidad para suboficiales, además de un curso especial de reservistas. Hasta ese entonces, también habían recibido instrucción de vuelo en la Escuela -en calidad de becarios extranjeros- dos oficiales uruguayos, cuatro peruanos, tres bolivianos, un paraguayo y un suboficial de esta última nacionalidad. Había otorgado 70 títulos: 44 de Aviador Militar (incluídos 2 de la reserva y 7 a becarios extranjeros), 10 de Conductor de Aeroplano y 16 de Piloto Militar a Suboficiales.
Se creaba el Grupo Nro. 1 de Aviación a partir del 1 de febrero de 1922 cuya Sección Entrenamiento.
 reemplazaría en sus funciones a la disuelta Escuela en la formación de los pilotos del Ejército Argentino.

En su corta existencia, instruyo en lo que hace a la Aviación  Naval además del Teniente ESCOLA, al Teniente  de Fragata Mario SARMIENTO.


PRIMEROS MARTIRES DE LA AVIACION MILITAR ARGENTINA
- Subteniente Piloto Aviador Manuel F. Origone, 19-I-1913.
- Teniente Piloto Aviador y Aeronauta Alfredo S. Agneta, 28-X-1914.
- Cabo 1ro. alumno Abraham Jalil, 27-XI-1914.
- Condestable de 1º Instructor Joaquín OYTABEN, 16-X-1915 PRIMER MARTIR DE LA AVIACION NAVAL      ARGENTINA
- Sargento Piloto Aviador Ángel Albornoz, 26-XII-1917.
- Teniente Aviador Militar Benjamín Matienzo,28-V-1919.
- Alférez de Navío alumno Mario Sarmiento, 10-VI-1919.
- Subteniente Piloto Aviador Martín L. Pico, 30-I-1920.
- Sargento 1ro. Conductor de Aeroplano Segundo Gómez, 30-IX-1920.
- Sargento 1ro. Conductor de Aeroplano Luis A. Barrufaldi, 14-X-1921.
- Capitán del Ejército de Bolivia alumno José de Alarcón, 23-I-1917.
- Teniente del Ejército del Perú Piloto Aviador Enrique Ruiz Eldredge, 13-III-1918.
- Teniente 2do. del Ejército del Paraguay alumno Victorio Barbero, 29-X-1921.

FUENTES CONSULTADAS:
HISTORIA DE LA AVIACION NAVAL ARGENTINA – Tomos I y II – 1981 – Pablo E. ARGUINDEGUI
MUSEO DE LA AVIACION NAVAL ARGENTINA


Publicar un comentario